sábado, 20 de noviembre de 2010

¿Por qué es feriado el 20 de Noviembre?

Un poco de nuestra historia... Batalla de la Vuelta de Obligado.

La batalla de la Vuelta de Obligado, que se conmemora en estos días, alude a un combate librado entre fuerzas argentinas y fuerzas anglo-francesas, en el río Paraná.

El origen del problema consistió en la pretensión extranjera de remontar el río Paraná para vender mercancías europeas sin pagar impuestos ni pedir autorización. Para ello, los navíos mercantes iban precedidos por barcos de guerra equipados con la más moderna artillería europea y soldados de infantería.

El gobierno de Rosas, a cargo de las relaciones exteriores de Argentina, decidió resistir el ingreso de la armada extranjera, en un tramo del río Paraná donde se estrecha suficientemente, como para alcanzar con artillería a los barcos enemigos.

Rosas encomendó la defensa al general Lucio Mansilla, quien instaló cañones en la margen derecha, interrumpió el paso del río con cadenas desde una margen a otra, suspendidas desde varios barcos anclados y preparó fuerzas de caballería.

El combate se libró el 20 de noviembre de 1845 en agua y tierra. Las fuerzas argentinas estaban en inferioridad de condiciones desde todo punto de vista, pero dieron una lucha sin tregua. Los extranjeros lograron romper las cadenas tendidas, en medio del cañoneo de ambas partes, y capturar algunos cañones argentinos. Las fuerzas patriotas tuvieron cerca de 250 muertos y numerosos heridos. Los extranjeros sufrieron bajas e importantes daños en algunos barcos de guerra y mercantes, que demoraron sus planes. Si bien lograron luego seguir aguas arriba, al regresar fueron nuevamente atacados por los patriotas argentinos, en la batalla de la Vuelta del Tonelero y otros lugares.

La férrea defensa de los argentinos hizo desistir a ingleses y franceses de sus intenciones de instalar el “libre comercio” por la fuerza.

La batalla, una derrota militar para los argentinos, fue sin embargo una victoria pírrica para los extranjeros y una epopeya, por la valentía y determinación de los defensores. Tanta importancia tuvieron estos episodios, que el general San Martín obsequió su sable a Rosas, en reconocimiento a la defensa de la soberanía nacional.

Esta batalla fue casi olvidada en la memoria colectiva por una razón muy sencilla. Los argentinos que se oponían a Rosas, muchos de ellos refugiados en Montevideo, todos liberales y defensores del libre comercio, apoyaron decididamente la invasión extranjera. Y por supuesto, no les convenía que las futuras generaciones de argentinos conocieran la verdad.

Luego de las batallas de Caseros y Pavón esos mismos liberales, defensores de los intereses del puerto de Buenos Aires, fueron los que escribieron e interpretaron la historia enseñada a los argentinos.

Afortunadamente, historiadores revisionistas como José María Rosas, rescataron la memoria de los protagonistas de esos épicos momentos de nuestra historia y lograron instalar el 20 de noviembre como el día de nuestra soberanía nacional.

Quizás, sin la voluntad política del gobierno de ese entonces y el coraje de los gauchos argentinos, hoy el territorio argentino no sería tal como lo conocemos.

Alfredo Trento
04/06/2010

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario acá.
Trataremos de responder todas tus preguntas.
Los comentarios con palabras ofensivas serán eliminados.
Muchas Gracias.